Abuso de alcohol y drogas

El Seminario Teológico Fuller está comprometido a mantener un ambiente sin alcohol ni drogas, un ambiente que conduzca a la promoción del bienestar y al auto-desarrollo positivo de todos los miembros de la comunidad. Con este objetivo en mente, el seminario se asegurará de que todos sus recintos o lugares de trabajo sean sitios seguros y libres de los problemas y riesgos asociados con el uso y el abuso no autorizado del alcohol y las drogas.

Por respeto a nuestros cuerpos como templos del Espíritu Santo, como símbolo de mayordomía en nuestras relaciones los unos con los otros, y en relación a nuestra aptitud individual y comunal para el ministerio, la producción ilegal, distribución, oferta, posesión o uso de alcohol o drogas ilegales por parte de cualquier miembro de la comunidad de Fuller, en la propiedad de Fuller, queda prohibida. Si bien el uso del alcohol por parte de adultos es legal, el consumo de alcohol por miembros adultos de la comunidad en los recintos de Fuller queda prohibido, a menos que sea en la vivienda privada de aquellos estudiantes que residen en las propiedades de Fuller.

El abuso de las drogas se ha propagado a todos los niveles de la sociedad en los Estados Unidos. Todas las drogas son tóxicas y venenosas en consumos abusivos. Los riesgos de salud por el abuso de drogas incluyen, pero no se limitan a, trastornos del sueño, confusión, alucinaciones, paranoia, depresión, impotencia, daño al hígado, irregularidades cardiacas, hepatitis, y daño neurológico.  El abuso del alcohol o drogas durante el embarazo aumenta el riesgo de anormalidades en el desarrollo del bebé, abortos espontáneos, y muertes fetales.

El alcohol es un depresor. Deprime el sistema nervioso y puede causar daños físicos serios e irreversibles. El consumo excesivo de alcohol daña el hígado, pudiendo resultar en una cirrosis. El abuso crónico del alcohol también puede causar hipertensión, irregularidades cardiacas, úlceras, pancreatitis, enfermedades al riñón, y cáncer al esófago, hígado, vejiga y pulmones.

La buena noticia es que el alcoholismo y el abuso de drogas son adicciones tratables. Generalmente, un alcohólico o drogadicto recuperado nunca podrá volver a hacer un uso saludable de dichas sustancias, pero si podrá vivir una vida normal y productiva en la medida que se mantenga en total abstinencia. El Centro Psicológico de Fuller puede disponer de consejería confidencial y programas de tratamiento para el profesorado de Fuller. Los costos variarán dependiendo de las necesidades del tratamiento y las capacidades de pago del cliente. El profesorado deberá consultar con su compañía de seguro médico acerca de las coberturas específicas para el tratamiento.

Las leyes locales, estatales y federales establecen una serie de penalidades para la manufactura, distribución, dispensación, posesión o uso ilegal de substancias controladas, las cuales incluyen tanto el alcohol como las drogas ilícitas. Estas sanciones legales, en caso de condena, pueden ir desde el pago de una pequeña multa y la libertad condicional, hasta un año de cárcel o una multa de 5,000 dólares, o ambos. Las leyes federales han aumentado las penalidades para la distribución ilegal de drogas, incluyendo la cadena perpetua y las multas que exceden un $1,000,000.

Incidentes de esta índole que ocurran en los recintos de Fuller o que involucren a personas de la comunidad de Fuller podrán ser reportados a las autoridades civiles para el curso de acciones legales.

Contact
(626) 584-5200
(800) 235-2222
135 N. Oakland Ave.
Pasadena, CA 91182

Directions/Maps

Admissions
admissions@fuller.edu